Mejor Once de la Jornada 41 de Segunda División 2019/20

Mejor Once de la Jornada 41 de Segunda División 2019/20

0
Compartir

Mejor once de la Jornada 41 en Segunda División que deja al Cádiz como líder y ya equipo de Primera División, al igual que el Huesca que certificó su ascenso esta jornada. En zona de Playoffs se encuentran Almería, Girona y Zaragoza, los tres ya han asegurado su plaza, faltaría dictaminar el orden. Acompañándoles se encuentra el Fuenlabrada, que tendrá que luchar contra Elche y Rayo para defender ese último puesto. Por la zona baja, confirmaron la salvación el Oviedo, el Málaga y la Ponferradina. Lugo y Albacete se encuentran fuera del descenso mientras que Dépor y Numancia ahora mismo, acompañarían a Extremadura y Racing a Segunda B que ya descendieron en las jornadas pasadas.

 

Portero

Raúl Lizoaín (Mirandés). El portero canario, que tras la lesión de Limones se ha hecho un fijo para Iraola, fue el mejor jugador de los suyos durante la segunda parte cuando el Dépor más apretaba y buscaba el gol del empate. Una parada salvadora a Keko Gontán en los últimos minutos hizo que el Mirandés se llevara los tres puntos. El 1-0 llegó en la primera tras un golazo de falta de Merquelanz.

Defensas

Pedro López (Huesca). Ya antes del parón le robó el puesto a Miguelón y tras la vuelta, ha seguido siendo importante. El juego del Huesca no se entendería sin sus laterales ofensivos, y, Galán por la izquierda y Pedro por la derecha son un seguro. Bien en la parcela defensiva parando a Héctor Hernández y Nacho, además, pudo anotar un golazo desde el centro del campo pero Dani Barrio reaccionó y pudo mandar el balón a córner.

Juan De Dios Rivas (Málaga). El Málaga pudo certificar su permanencia, gracias en parte a la solidez defensiva que ha conseguido tras la vuelta del parón. Sólo en las derrotas ante Huesca (1-3) y Sporting (2-1) y el empate ante el Extremadura (1-1), Munir recogió el balón del interior de la portería. El joven canterano, junto a Lombán y en el partido ante el Alcorcón, Luis Muñoz. Juande, volvió a mostrarse contundente en defensa, siendo un bastión en el juego aéreo y en las ayudas a Juankar.

Vasyl Kravets (Lugo). El Lugo acaricia la permanencia y sin duda, ha sido gracias al lavado de cara tras la llegada de Juanfran al banquillo gallego. Victoria in extremis ante el Tenerife en el Heliodoro y además, con uno menos tras la expulsión de Seoane en el 60’. El lateral ucraniano, una vez más, volvió a ser uno de los líderes del equipo a pesar de jugar de lateral. Importante a balón parado y cada subida era un peligro para la defensa rival. En el último minuto, una contra de libro por Álex López vio como Kravets le adelantaba y un centro preciso para que El Hacen empujara el balón al interior de las mallas y ganar 1-2 y depender de sí mismos en la última jornada.

Centrocampistas

Óscar Trejo (Rayo). El Rayo perdió un matchball en la lucha por entrar en los playoffs. Después de ir ganando casi todo el encuentro, los de Jémez tienen casi imposible poder luchar por ascender a Primera. Con 1-1 al descanso, Trejo, uno de los jugadores más en forma de los de Jémez, con un lanzamiento de falta directo anotaba el 2-1 que daba esperanzas pero finalmente tendrán que esperar casi un milagro para poder estar en playoffs.

David Ferreiro (Huesca). Volvió al nivel que nos tenía acostumbrado tras el bache del partido del Racing. Incisivo por la banda izquierda, sus centros fue un quebradero de cabeza para los centrales numantinos. Pudo apuntarse una asistencia más pero Mir no consiguió anotar y el balón se fue al lateral de la meta de Dani Barrio.

Kike Carrasco (Extremadura). Una de las notas positivas que ha encontrado el Extremadura después de consumar el descenso. El joven extremo que ha comenzado a contar para Manuel tras la vuelta del parón se ha asentado en el equipo al igual que el centrocampista Sabit. Sobre la media hora de juego, tras un pase en profundidad de Ale Díez, Carrasco batía a Mariño con zapatazo después de zafarse de la defensa con una gran velocidad. Pocos minutos después, un pase de Nono desde la izquierda, volvía a encontrar a Carrasco y cuando se disponía a cantar su segundo gol, estrellaba el balón en el larguero. Pero además, asistió a Pinchi para que sentenciara el partido en la primera parte y así lograr la segunda victoria consecutiva.

Dani Ojeda (Albacete). Saltó la sorpresa en el Carlos Belmonte. Los de Lucas Alcaraz batieron, y de qué forma, al Zaragoza por 4-1. Ojeda, que no pudo acabar el partido después de sentir un pinchazo en la parte posterior de la pierna izquierda y será duda ante el Cádiz. Antes de eso, sobre la media hora, un pase de Chema Núñez que quedaba sólo ante el portero a Ojeda, definía con una vaselina muy lejana a un adelantado Christian y en ese momento, ponía el 3-1. Nada más volver del descanso, un saque de banda de Pedro, que una defensa dormida no pudo repeler, encontraba a Ojeda que desde la frontal del área, reventaba el balón y ponía el definitivo 4-1.

Delanteros

Rubén Castro (Las Palmas). Elegido como el MVP del mes de Junio, el veterano delantero de 39 años, anotó un doblete, que a pesar de no poder finalmente luchar por el sexto puesto y luchar por el ascenso, sirvió para demostrar el buen nivel del equipo insular y con este empate, el Rayo se queda casi sin opciones. El primero de los dos tantos llegó desde los once metros tras unas manos de Tito y el segundo, también llegaría desde el punto de penalti tras un pisotón de Advíncula a Kirian, Castro primero veía como Dimitrievski le detenía el penalti, pero tras revisión del VAR se veía que estaba adelantado y tras la repetición, anotaba el definitivo 2-2.

Cristhian Stuani (Girona). Una vez más, volvió a echarse el equipo a la espalda y sacó los tres puntos. Un gol en jugada y de nuevo de penalti. En la primera parte, un balón en largo de Gumbau, el delantero uruguayo sorteaba a Cifuentes y ponía el 1-0 en el marcador. En la segunda parte, unas manos inocentes de Javi Duarte provocaban un penalti que Stuani ponía el 2-0.

Rafa Mir (Huesca). Un doblete que vale un ascenso. El delantero murciano poco a poco se volvió imprescindible para Michel y un doblete ante el Numancia confirma el ascenso. El primer gol llegaría desde el punto de penalti tras unas manos de Héctor. A los pocos minutos, no pudo aprovechar un centro medido de Ferreiro y Mir mandó el balón al lateral de la red. Y tras un buen centro desde la derecha de Mikel Rico, anotaba el segundo en su cuenta particular y prácticamente sentenciaba el choque. Además, asistió a Okazaki para que el japonés cerrara el partido con un golazo de tacón.

¡Loco por el fútbol! Aficionado del Real Madrid, Girona y Extremadura pero amante del fútbol en general. "Un partido sin goles es como un domingo sin sol."

Dejar una respuesta